Entradas

México: 4 claves para las elecciones de 2018

Las 4 claves de los comicios

 

 

Hoy les explicamos cuáles serán para México las 4 claves para las elecciones de 2018:

El electorado Joven

El consejero presidente del IEPC, Oswaldo Chacón Rojas, asegura que las elecciones del 1 de Julio de 2018 en México serían las más grandes en la historia del país debido al número de electores, que se eleva a más de 3.4 millones de ciudadanos. Los jóvenes tendrán preeminencia dentro de este electorado, conformando una mayoría de votantes en los comicios. Por su parte, Imma Aguilar, consultora política , afirma que se trata de un segmento del electorado “virgen y difícil de catalogar, muy propicio a los cambios y que se moviliza si cree que puede haber un relevo político”, y nos advierte de la incidencia de este factor en los medios de difusión de las campañas. Los partidos tradicionales – y candidatos independientes – tendrán que prestar especial atención a plataformas como Facebook o Twitter, y fomentar los modelos de participación activos si quieren conseguir la atención del votante. No obstante, no todos los actores parten de la misma casilla de salida: el PAN tiene una gran ventaja relativa al ser su electorado fácilmente accesible por medios digitales, mientras que la amplia base rural del PRI supondría un obstáculo. En cualquier caso, los datos apuntan a que será una campaña especialmente digital.

 

Los temas clave

Corrupción. La corrupción ha sido tradicionalmente señalada por muchos analistas como el principal problema del país: México se sitúa entre los 70 países más corruptos del mundo, así como el más corrupto de la OECD. Se extiende a todos los niveles del estado: desde la clase política a las fuerzas policiales; pasando por empresas, administraciones y grupos de delincuencia organizada – incluidas con mayúscula las redes de narco-tráfico.

Actualmente, es un problema acompasado con la impunidad. Durante el sexenio Peña Nieto su el partido – el PRI – se ha visto involucrado en diversos escándalos que incluyen el destapado por la periodista Carmen Aristegui en 2014, según el cual la esposa del presidente habría adquirido una mansión al Grupo Higa, que recibió grandes contratos en materia de obra pública durante su gestión. Todos los pronósticos apuntan a que esta lastra pasará factura al partido en los próximos comicios.

Inseguridad. Otro de los temas claves, especialmente tras la escalada de violencia en estados como Puebla, que cuenta con el mayor número de universidades del país y ha experimentado un repunte del 50% en robos violentos, del 35% en homicidios imprudentes y del 7% en violaciones. Uno de los casos más recientes, el de Mara Castilla. El país entero vive episodios similares, e incluso el estado de México cuenta con la capital mundial de feminicidios.

TLCAN. El Tratado de Libre Comercio con América del Norte, que reúne a las partes – México, Estados Unidos y Canadá – en negociación actualmente, será otro de los grandes temas a tratar en las campañas. Los candidatos a la presidencia en 2018 tienen grandes desencuentros en torno al tratado, y el líder de Morena, López Obrador, asegura que de poder, se saldría de la negociación.  Asimismo, la relación entre Estados Unidos y México no está en su mejor momento. Mientras Trump continúa con una estrategia explosiva que podría dinamitar las negociaciones, Trudeau no ha hecho afirmaciones de la misma naturaleza y ha visitado recientemente a las otras dos partes del tratado en una gira. Por su parte, Ildefonso Iguajardo, secretario de economía, aseguró que si Estados Unidos abandona las negociaciones su país dejará de colaborar en materia de seguridad nacional y migración. El desarrollo de estas jornadas podría resultar incisivo en las líneas de campaña.

Ser protagonista de la polarización. Es el objetivo último de todos los actores en el contexto de las elecciones. La estrategia clave será la de afirmarse como la – única – alternativa al PRI, a Morena, a los partidos tradicionales y el establishment…

 

La controversia de la financiación

El PRI, a través de uno de sus diputados, Camacho, ha propuesto recientemente que no se destine dinero público a financiar las campañas. Las declaraciones han tenido lugar después de jornadas especialmente duras a causa del terremoto, y muchos afirman que el dinero sobrante podría destinarse a ayudar a las víctimas y reconstruir los daños. Esta tesis ha sido duramente contrastada por Lorenzo Córdova, director de INE, que cree que sería nocivo y que los intereses de terceros podrían hacerse hueco en las campañas, especialmente en el caso de los narcos.

 

Los actores relevantes

Por último, es conveniente mencionar que las presidenciales del 2018 verán a un gran número de candidatos independientes participar en la carrera. Entre estos cabe citar al periodista Pedro Ferriz de Con, al activista Emilio Álvarez Icaza, a la aspirante zapatista María de Jesús Patricio Martínez o a la ex primera dama Margarita Zavala, que barajó ser candidata por el PAN. Otra figura destacada sería la del Bronco, Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, que conquistó esa posición también como candidato independiente. Encuestas recientes afirman que el 12% de los ciudadanos estarían dispuestos a apoyar a un candidato sin partido.

Por su parte, al cierre de las candidaturas independientes, se registrarán los candidatos con partido. En este contexto encontramos a López Obrador, el candidato de Morena y aspirante a confirmarse como la opción anti-establishment con tintes populistas (asegura que cambiaría la situación de la clase baja del país, que aglutina a un 90% de la población). Encontramos también al Frente Nacional, la suma del PRD – sin un candidato claro después de que muchas personalidades cruzasen a Morena –, el PAN y el Movimiento Ciudadano (MC). Esta agrupación, que pretende mostrarse como una alternativa tanto a Morena como al PRI, barajaba como opción fuerte a Margarita Zavala, aunque también a Moreno Valle o Anaya. Por último, no puede olvidarse al PRI, partido tradicional de alternancia con el PAN, y la formación de Peña Nieto. Tras la reforma de los estatutos en vistas de la elección de un candidato – que muchos han tildado como continuación de la práctica del “dedazo” – el partido debe debatirse entre renovarse o morir. El desdoble a la izquierda parece improbable, ya que se pretende seguir aplicando las reformas avanzadas en este sexenio. Su popularidad en las próximas elecciones dependerá de su histórica capacidad de adaptación.

Publicado por Ana Muñoz García (Marketing y Relaciones Internacionales de Target Point) @TargetPoint_es 

Con la colaboración de la Consultora política Imma Aguilar Nàcher de Perfil Público @immaaguilar @perfilpublico_