Elecciones Cataluña 21D. Los NO independentistas que NO votaron

 

Elecciones Cataluña 21D. Los no independentistas que no votaron

La primera lectura del análisis de los resultados electorales del pasado 21D en Cataluña se puede resumir en los siguientes puntos:

1. Una ley electoral que sobrevalora las provincias menos pobladas de Gerona y Lérida, hace que los independentistas tengan mayoría de escaños, pero no de votos.

2. Una campaña que se mueve en el eje identitario (independentismo vs constitucionalismo) anula el voto en el eje ideológico (izquierda vs derecha). Este efecto provoca una menor participación de las izquierdas no independentistas, favorece el voto útil de centro- derecha a Ciudadanos, que obtiene un resultado histórico y de máximos con una campaña impecable, cumpliendo sus expectativas con creces y reduciendo a cenizas al Partido Popular. Inés Arrimadas es la vencedora aunque no pueda sumar gobierno en el bloque constitucional porque los números de otros no suman.

3. Un bloque independentista que resiste muy bien unas elecciones convocadas sobre la excepcionalidad de una Generalitat intervenida por el art. 155 de la Constitución, alcanzando su techo de votantes.

4. Una participación histórica de un 82% a la que le faltan entre 1,5 y 2 puntos de votantes que no se han visto representados por ninguna opción política de las 7 disponibles. Los españoles de lo que hoy muchos llaman izquierda plurinacional y confederal, que respetan la constitución, el marco jurídico y el procesamiento de los secesionistas (aunque algunos puedan apoyar el derecho a decidir, cosa bien distinta). Esa izquierda soñadora que representaba hace unos años ICV-EUiA y una parte del PSC, la reivindicativa de lo social, y que ahora queda desdibujada por la ambigüedad de Domenech (Iglesias) y de un Iceta que coquetea con los independentistas de ERC y nacionalistas de derechas de la antigua Unió, lo que empuja a ese votante a la abstención, por no disponer de ninguna alternativa ilusionante.

Por pocos que sean, su valor es elevado, esos casi 2 puntos son entre 75.000 y 100.000 votantes que no han votado, y que además, pagarán su abstención con mayor castigo al pertenecer en su mayoría a las clases medias bajas y bajas que se verán más afectadas por la depresión económica que sólo ha comenzado en Cataluña con su fuga de empresas,  la bajada del consumo y el freno de las inversiones.

La consecuencia es un nuevo procès, que hará ingobernable Cataluña pero también España en clave nacional, por la falta de consenso entre los principales partidos nacionales (PP, Cs, PSOE Y PODEMOS), y que aboca a unas elecciones generales anticipadas, plebiscitarias, e identitarias sobre lo que es España, y casi se podría decir Constituyentes sobre la Nación Española para un nuevo marco de convivencia entre españoles.

Otra vez estamos igual que hace 80 años, preguntándonos qué somos y hacia donde queremos ir…

El escaño salía caro estas elecciones para los no independentistas, pero más caro va a salir a los que no siendo independentistas, y sintiéndose de izquierdas de corazón, ayer se quedaron sin votar, en su casa o por conservar el trabajo que ahora muchos perderán.

José Manuel San Millán

Socio Director de Target Point.

@JM_SanMillan